Siempre placentera la resulta la idea de viajar al extranjero y desconectarse por completo de la rutina… Dos destacadas opciones para vivir esta experiencia son Turquía  y Grecia  que además de una impactante e irrepetible belleza natural,  poseen ése característico tinte de misterio que representa uno de sus principales encantos.

Un derroche de cultura, tradición e historia, por supuesto haciendo una mancuerna con una muy recomendable riqueza gastronómica harán inolvidable la aventura para toda alma viajera.

Turquía está ubicado en dos continentes, Asia y Europa y es precisamente ésta dualidad de carta de presentación a la cual se suma otros numerosos encantos, es considerado “el museo al aire libre más grande del mundo” gracias a la rica mezcla histórica y cultural de la cual puede presumir.

La ciudad más visitada  turísticamente  es Estambul y entre sus principales atractivos se encuentran Santa Sofía o Hagia Shopia,  una basílica ortodoxa reconvertida en mezquita,  la Mezquita Azul y el Palacio Dolmabahçe.

Konya, Pamukkale e indudable Capadocia  son algunas otras maravillas turcas que, sin duda,  hay que ver para creer, y que sería imperdonable no visitar una vez en la vida.

Grecia es un país que se caracteriza por la calidez de su gente, y es considerado paradisíaco para todo buen viajero por la cultura y arte que evidencia en cada uno de sus rincones.

Imponente resulta Atenas y el Panteón la Agora Antigua y la Acrópolis. Y si de naturaleza se trata, una receta infalible para el descanso es disfrutar de las playas de las islas Antori, Paxos, Mikonos, Tiros e Ikaria.

Estos dos mágicos destinos indudablemente son la mejor opción para olvidar la rutina y tomar la merecida y acertada decisión de recorrer el mundo, razones sobran para viajar y hacerlo ¡alimenta el alma!.

Previous post CUIDA TU PIEL DEL CUBREBOCAS
Next post HOLLYWOOD: EL OTRO LADO DEL MUNDO DEL CINE
Perfiles en Redes Sociales
Cerrar