La sencillez, la tranquilidad y el toque de ternura y elegancia que despliega Sara Maldonado, le han dado una vida entera de actuaciones en teatro, televisión y cine. Pasó de ser la niña buena de “Clase 406” a la más temida sicaria de “Los protegidos”. Su trayecto en la actuación le da la talla de una gran actriz latinoamericana.

-Sara, regresas a la televisión con “Los elegidos”, ¿qué me puedes platicar de este proyecto?

“Es una historia original, divertida, es innovadora en México. Estoy muy contenta de ser parte de este proyecto, mi personaje se llama ‘Jimena’, tiene una hija llamada ‘Blanca’ y tiene el poder de ver el futuro; a mi hija la secuestran y por este motivo, en la desesperación de buscarla empiezo a conocer a otros personajes, como el de ‘Mario’, el de ‘Sandra’, el de ‘Cobra’; juntos decidimos formar la familia ‘García García’ y somos ‘Los elegidos’”.

-El tema de ficción ¿cuál es el principal reto como actriz y qué tiene de especial para ti este personaje y este género?

“Es una historia que tiene efectos especiales, entonces es muy divertido para mí, es mi primer proyecto de televisión donde hay tantos efectos especiales, he estado en proyectos donde hay acción, pero son más como de pleitos, pistolas, carreras, cosas así. Lo que más me gustó fue trabajar con los niños, con los chavitos que están llenos de energía nos divertimos muchísimo”.

  -¿Lo que más disfrutaste de tu personaje?

“De ‘Jimena’ es que además de ser una mujer fuerte, es independiente, sale adelante sola para buscar a su hija, es un personaje divertido, es relajado, es amoroso, es cariñoso, entonces yo creo que lo que más disfruté es haber sido la madre adoptiva de todos estos niños, cuidarlos y protegerlos”.

-¿Consideras que hay un parte aguas en tu carrera?

“Tal vez fue cuando tomé la decisión de convertirme en una actriz independiente y eso me abrió oportunidades de trabajar en otras empresas, no sólo en México, si no en el extranjero. En Telemundo hice la “reina del sur” también hice “capadocia” que fue para HBO Latino, he trabajado con Fox, con Sony, con Azteca y ahora con Televisa, definitivamente creo que el parte aguas fue cuando tomé la decisión de salir de mi zona de confort y en lugar de seguir haciendo las típicas telenovelas de televisa, decidí emprender un camino independiente”.

-Estás pasando por un excelente momento profesional ¿cómo lo describirías?

“Estoy contenta porque he tenido la fortuna y estoy muy agradecida de poder trabajar en diferentes proyectos con diferentes empresas, de no encasillarme en un sólo personaje, he podido jugar a ser la policía, la narcotraficante, la guardaespaldas de la narcotraficante, la reportera, ahora la mamá de niños que tienen poderes, entonces profesionalmente me siento muy agradecida por haber estado en todos estos proyectos tan maravillosos, y que a lo largo de dieciocho años de carrera pues el público me sigue queriendo, le gusta mi trabajo, empresas y productores me siguen llamando para trabajar con ellos”. 

-¿Con qué te quedas del cine, del teatro y televisión?

“Del teatro lo más bonito y emocionante es que sientes al público instantáneamente, es una adrenalina máxima estar en el escenario, porque estás sintiendo como el público va reaccionando a la historia. Del cine es que se narran historias mucho más rápidas, el lenguaje cinematográfico es un poco más cuidado, se cuida más la fotografía, el vestuario. Me fascina la televisión porque te da la oportunidad de trabajar un personaje durante varios meses, te abre muchas puertas, muchos caminos, llegas a muchísimo público, no sólo en México, sino en otros países”.

-¿Recuerdas qué sentiste la primera vez que te subiste a un escenario?

“Claro, la primera vez que me subí a un escenario fue en la obra de teatro ‘El graduado’ era el primer año de mi carrera, sólo había hecho mi primera telenovela ‘El juego de la vida’. En la compañía éramos como diez actores, pero la historia estaba centrada en ‘el graduado’, ‘la señora Robinson’ y yo que era ‘su hija’, en el teatro eran mil cien personas un auditorio muy grande en la ciudad de México y la verdad es que estaba muy nerviosa, me dieron ganas de encerrarme en el baño y no salir, sentí un poco de pánico escénico y cuando salí al escenario tenía muchísima taquicardia no podía hablar, pero no pasaron más de cinco segundos cuando surgió la magia del teatro y la verdad es que todo desapareció”.

-En tu carrera ¿cuál es el mayor reto al que te has enfrentado como actriz?

“Podría ser justo cuando decidí salir de la zona de confort, yo estudié en la escuela de Televisa, en el CEA y justo antes de graduarme tuve la fortuna de hacer mi primera novela, eso me llevó a cerrar un contrato de exclusividad con ellos por siete años y la verdad fue una gran oportunidad para mí, me fue muy bien, creo que fue una gran decisión”.

– ¿Con qué actor o actriz que no hayas trabajado antes te gustaría trabajar?

“Hay miles de actores y actrices, en mi país me encantaría trabajar con mis paisanos Karina Gidi, que ha sido mi maestra de actuación y con Damián Alcázar que se me hacen dos grandes actores, pero me estoy reduciendo a sólo dos, cuando hay muchísimos actores con los que me gustaría trabajar”.

-¿Prefieres ser la buena o la mala de la historia?

“Prefiero hacer un personaje que sea complejo que tenga su parte obscura y su parte positiva, que tenga sus traumas y sus virtudes, realmente la buena y la mala ya entra mucho en el melodrama, no me interesa ser ni la buena ni la mala, a menos que hiciera yo un cuento”.

– ¿Es más difícil hacer reír o hacer llorar?

“Yo creo que los dos tienen su grado de dificultad, hacer llorar de verdad a una persona, pues tiene su complejidad, hacer reír también es muy complicado para no caer en el chiste, yo creo que las dos tienen su complejidad”.  

-Si no fueras actriz ¿qué serías?

“En algún punto he pensado en poner un centro de integración donde podamos compartir yoga, meditación, respiración, meditaciones de pensamiento correcto y positivo; me gusta mucho también el camino del bienestar, si no fuera actriz, me gustaría ser yogi y compartir bienestar”.

– ¿Qué es para ti la fama?

“La fama es lo que te dan todas las personas que están a tu alrededor, que siguen tu carrera, todos los medios de comunicación que apoyan tu carrera, que difunden tu carrera, todo eso hace que tengas fama. Nunca he buscado la fama en mi carrera, yo creo que para mí lo más importante es tener una meta y sostenerla, y no pienso mucho en la fama”. 

– ¿Cómo te ves en diez años?

“Viviendo donde quiero vivir, haciendo lo que quiero hacer, estando con quien quiero estar, feliz, tranquila, positiva y definitivamente pues agradecida con la vida por lo que he vivido y seguramente más madura”.

– ¿Tienes alguna frase que apliques en tu vida?

“Paz, esa es mi frase.”

– Si fueras alguien del público, ¿qué sería lo primero que se te vendría a la mente al ver en el escenario, o en la pantalla a Sara Maldonado?

“Quizá diría como que ‘buena onda’ se ve esa chava”.

– ¿Cómo es un día en tu vida cuando no estás trabajando? “Puedo dormir más de ocho o nueve horas, me preparó un jugo verde, voy a mi clase de yoga, regreso, puedo estar con mis mascotas “yaqui” y “kali”, después hago algún pendiente, aprovecho para comer con alguna amiga, en la tarde me gusta ver alguna serie, o salir al cine o normalmente cuando no estoy trabajando me gusta aprovechar y viajar, conocer nuevos lugares y descansar”.

___________________________________________________________________________________________________

Por: Ale Gamiño / Fotos: Christopher Esqueda

Previous post LUIS ARRIETA, DEL CINE PARA EL MUNDO
Next post MARIMAR VEGA ENTRE FICCIÓN, PASIÓN Y CORAZÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales
Cerrar