Más de dos décadas han pasado desde que ‘Titanic’ revolucionó la pantalla grande haciendo historia al liderear la cartelera por quince semanas consecutivas y arrasar con los Premios Óscar ganadora de once estatuillas. Dejó huella en el cine  y hoy convertida en un clásico sigue siendo una película tan memorable como aquéllas curiosidades que quizá no sabíamos de la inolvidable cinta.

¿SABÍAS QUE…?

  • Titanic fue el primer film en la historia que obtuvo nominaciones simultáneas para los premios Óscar por el mismo personaje: Rose DeWitt Bukater, que interpretaron Kate Winslet y Gloria Stuart, respectivamente.
  • Jack Dawson realmente fue un pasajero del Titanic, aunque la historia de amor con Rose es ficticia.
  • No es Leonardo Di Caprio pero sí James Cameron el autor del famoso dibujo de Rose hecho a Carboncillo en la película por Jack Dawson , está firmado con fecha del 14 de abril de 1912 ( un día antes de hundirse el Titanic) y fue subastado en 2011 con un valor de 16 mil dólares.
  • Efectivamente, Jack y Rose cabían en la misma tabla, sin embargo según James Cameron “si los dos hubiesen sobrevivido, el final de la película no tendría sentido”.
  • La famosa frase ‘soy el rey del mundo’ fue una improvisación de Leonardo Di Caprio a la hora del rodaje, nunca estuvo en el guión.
  • Más de un millón de litros de agua hicieron posibles las escenas posteriores al hundimiento del Titanic.
  • El perrito de Rose en la cinta era de la raza de uno de los tres canes que sobrevivieron a la tragedia real.
  • Todos los dibujos del cuaderno de Jack son obra de James Cameron.
  • Rosarito en Baja California, México fue el escenario para el rodaje de Titanic entre numerosas locaciones y los ‘Fox Baja Studios’, que se construyeron especialmente para la realización de la película.
  • El último vestido de Rose en la película fue diseñado para soportar horas en el agua sin perder su efecto y apariencia originales.
Previous post POR RAZONES OBVIAS, EL NÚMERO UNO
Next post TENTACIONES CIRCULARES
Perfiles en Redes Sociales
Cerrar